Porfirio Díaz Porfirio Díaz (1830-1915)

Venustiano Carranza

Venustiano Carranza Garza
Venustiano Carranza

1 de mayo de 1917 - 21 de mayo de 1920
Predecesor Francisco S. Carvajal
Sucesor Adolfo de la Huerta

22 de noviembre de 1911 - 13 de abril de 1913
Predecesor Amador Cárdenas
Sucesor Ignacio Alcocer

Datos personales
Nacimiento 14 de enero de 1860[1]
Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1968).png Cuatro Ciénegas, Nuevo León-Coahuila[2]
Fallecimiento 21 de mayo de 1920 (60 años)
Flag of Mexico (1917-1934).png Tlaxcalantongo, Puebla
Partido Demócrata Mexicano y Liberal Constitucionalista
Cónyuge Virginia Salinas Balmaceda
Ernestina Hernández
Hijos Leopoldo, Virginia, Julia, Jesús, Venustiano, Emilio y Rafael.
Ocupación Empresario, militar, político

José Venustiano Carranza Garza (Cuatro Ciénegas, Nuevo León-Coahuila[2] , 14 de enero de 1860[1] - Tlaxcalantongo, Puebla, 21 de mayo de 1920). Fue un importante político y empresario mexicano que participó en la segunda etapa de la Revolución Mexicana, tras el asesinato de Francisco I. Madero, con el que logró derrocar al gobierno usurpador del general Victoriano Huerta. Fue el encargado del Poder Ejecutivo desde el 14 de agosto de 1914[3] y Presidente de México de manera Constitucional de 1917 a 1920, año en que fue asesinado por tropas del general Rodolfo Herrero.

Contenido

Juventud

Nació en la villa de Cuatro Ciénegas, en el entonces territorio de Nuevo León y Coahuila[2] , el 14 de enero de 1860, y bautizado 8 días después en la parroquia de San Buenaventura, según lo consta su partida de bautismo:

"En la villa de Cuatro Ciénegas, ayuda de parroquia del curato de San Buenaventura a los 22 días del mes de enero de 1860, yo el cura propio J. Ponciano de Jáuregui, bauticé solemnenmente y puse los oleos y crisma a un niño de 8 días de nacido a quien puse por nombre José Venustiano, hijo legítimo de don Jesús Carranza y de María de Jesús Garza, padrinos don Santos Avilés y doña Guadalupe Valdés a quienes advertí su obligación y parentesco espiritual y para constancia lo firmó J. Ponciano de Jáuregui"[1] .

Fue el undécimo hijo del coronel liberal Jesús Carranza Neira y de María de Jesús Garza, miembros de una familia criolla de clase media acomodada. Comenzó su instrucción primaria en su pueblo natal, luego estudió en el Ateneo Fuente de Saltillo e ingresó en 1874 a la Escuela Nacional Preparatoria de la ciudad de México, para estudiar medicina. Sin embargo, debido a una enfermedad de la vista que contrajo, el joven Carranza abandonó las aulas para dedicarse a actividades agrícolas en los ranchos Las ánimas y El Fuste, pertenecientes a su familia.

Política durante el Porfirismo

Inició su carrera política cuando fue electo presidente municipal de Cuatro Ciénegas, en la época del gobernador José María Garza Galán, pero debido a que sus relaciones con él eran pésimas, renunció. Por tal motivo, cuando Garza Galán intentó reelegirse, Carranza se rebeló participando políticamente en su contra. No tomó las armas pero convenció a Porfirio Díaz de que el movimiento no era antiporfirista. Bernardo Reyes fue designado mediador, y apoyó a Venustiano Carranza para que se reintegrara a la política. Fue así como volvió a la presidencia municipal de Cuatro Ciénegas de 1894 a 1898. Además, fue diputado local al Congreso de Coahuila y diputado y senador al Congreso de la Unión. En 1908, ocupó la gubernatura de Coahuila de manera interina. Se creyó que sería el próximo gobernador, pero su participación en el movimiento reyista le trajo oposición de Porfirio Díaz y de los Científicos. A pesar de ello, presentó su candidatura independiente al gobierno de su estado, siendo derrotado por Jesús de Valle.

Matrimonio y familia

En 1882 Carranza contrajo matrimonio con la señorita Virginia Salinas Balmaceda, de cuya unión nacerían 3 hijos: Leopoldo Carranza Salinas quien falleció a los 4 años de edad; Virginia Carranza Salinas, quien contrajo matrimonio con el general Cándido Aguilar y Julia Carranza Salinas.

Al poco tiempo después del fallecimiento de su esposa, Carranza volvió a contraer matrimonio, esta vez con la señorita Ernestina Hernández, con quien procreó 4 hijos: Jesús Carranza Hernández, quien fue piloto aviador del Escuadrón 201, Venustiano Carranza Hernández, Emilio Carranza Hernández y Rafael Carranza Hernández.

Maderismo

En un principio no se comprometió con Francisco I. Madero, pues continuó con la esperanza de que algún día el general Bernardo Reyes, quien lo había apoyado en su lucha contra Garza Galán, regresara al país a suceder a Porfirio Díaz. Al ver que esto no sucedía, y cercanas las elecciones presidenciales, decidió adherirse al maderismo, exiliandose en San Antonio, Texas, y comprometiéndose a acudir al llamado de las armas. Aunque no llegó a penetrar el estado como rebelde, fue designado por Francisco I. Madero como gobernador de Coahuila. Luego lo nombró secretario de Guerra y Marina en su gabinete provisional de Ciudad Juárez, a pesar de ser un civil. Fue ratificado en su cargo de gobernador de Coahuila, para el que poco después fue electo. Como gobernador de su estado, organizó fuerzas auxiliares que impidieron el paso de los rebeldes orozquistas a Coahuila en 1912.

Primer Jefe de la Revolución

Al enterarse de lo acaecido en la Decena Trágica, como la muerte del general Bernardo Reyes, la muerte de Madero y el ascenso de Victoriano Huerta a la presidencia, organizó el movimiento constitucionalista, cuyos alcances quizás aún no concebía. Para ganar tiempo e información envió a Eliseo Arredondo a observar y negociar con el supuesto gobierno nacional un arreglo. Poco después lanzó el Plan de Guadalupe, el 26 de marzo de 1913, donde desconocía a Victoriano Huerta, y a los poderes legislativo y judicial de la Federación, así como los gobiernos de los estados que reconocían a Victoriano Huerta. Además, convocaba al pueblo a luchar contra ellos, y que él que había sido nombrado por los adherentes al plan como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, al ocupar la capital de la república sería presidente interino, convocaría a elecciones al consolidarse la paz.

Debido a varios reveses militares, tuvo que recorrer Coahuila a caballo y cruzar el Bolsón de Mapimí, seguir por Chihuahua y llegar a Hermosillo, Sonora, que había sido constituido en el refugio de los Jefes de la Revolución. Es ahí, donde logra formalizar su primer gobierno nacional, con un gabinete en el que figuraron Isidro Fabela, Rafael Zubarán Capmany, Adolfo de la Huerta, Felipe ángeles, Jacinto B. Treviño e Ignacio Bonillas. Además, organizó el Ejército con tres grandes unidades: El Cuerpo de Ejército del Noroeste, comandado por el general álvaro Obregón; El Cuerpo de Ejército del Noreste, comandado por Pablo González Garza y finalmente la División del Norte, comandada por Francisco Villa.

A principios de 1914 inició su enfrentamiento con Francisco Villa, ya que éste, sin avisar a Venustiano Carranza, había destituido como gobernador al general Manuel Chao. Aunque Villa se encontraba respaldado por 10,000 soldados y Venustiano Carranza, en teoría, con los 400 soldados de su escolta pertenecientes al 4o. Batallón de Sonora, Villa restauró a Chao en la gubernatura y declaró su lealtad y respeto a Carranza. Pero, los conflictos se acentuaron cuando Villa, desconociendo las órdenes dictadas por Carranza, ocupó la ciudad de Zacatecas. A esto, Carranza envió a álvaro Obregón para destituir de su cargo a Villa, pero éste estuvo a punto de mandarlo fusilar, aunque finalmente lo dejó vivir.

La Convención de Aguascalientes

A esta reunión se le conoció con el nombre de Convención de Aguascalientes, que fuera convocada el 1 de octubre de 1914 por Venustiano Carranza. Si bien en un principio los zapatistas no fueron llamados a la Convención, luego de una misiva se incorporaron a las sesiones, y fue así como se complicaron las aspiraciones políticas de Carranza, ya que villistas y zapatistas expusieron sus ideales en la Convención y lograron convencer a carrancistas y obregonistas que pronto se incorporaron a la nueva legislatura y pugnaron por el retiro de Carranza como Primer Jefe.

En su punto doce, el Plan de Ayala zapatista tenía prevista una junta de los principales jefes revolucionarios de los distintos estados (similar a la de la Convención), para que así éstos pudieran nombrar a un presidente interino, al que se daría el encargo de convocar a elecciones de un nuevo Congreso de la Unión, que a su vez convocaría a elecciones para integrar los demás poderes de la Unión.

Si bien esta parece ser la propuesta más democrática, Carranza parecía no estar de acuerdo con esto. Su llamado para la conformación de la Convención en la Ciudad de México no llevaba otra finalidad más que la de concentrar y organizar bajo su mando todas las fuerzas revolucionarias que a lo largo y ancho del país se habían levantado en armas, para así constituirse en el hombre predestinado a ocupar la Presidencia de la República y no, como sucedió, en una especie de legislatura que buscó darle un nuevo rumbo a la República en vías de democratizar a la nación.

La Convención, que Carranza creyó lo legitimaría, lo desconoció como presidente, lo cesó de su cargo y nombró a Eulalio Gutiérrez Ortiz como Presidente provisional. Carranza, en lugar de acatar las decisiones de la Junta, la declaró en rebelión y en enero de 1915 partió a Veracruz con el personal de su administración. Ahí reorganizó su ejército con el apoyo de los generales álvaro Obregón, Pablo González Garza, Cándido Aguilar, Salvador Alvarado, Jacinto B. Treviño, Francisco Coss y otros. Además, al igual que Francisco Villa, decretó su propia Ley Agraria el 6 de enero de 1915 y expidió las adiciones al Plan de Guadalupe referentes al divorcio, municipio libre, independencia del Poder Judicial, accidentes del Trabajo, suspensión de la Lotería Nacional, etc.

El Congreso Constituyente de 1917

Venustiano Carranza (Centro) en La Cañada, Querétaro, el 22 de enero de 1916.

Cuando las fuerzas convencionistas fueron derrotadas, Carranza creyó conveniente consolidar en reformas constitucionales su movimiento político, cuestión que ya había comentado al referirse sobre la necesidad de rehacer la Constitución de 1857 desde un discurso que dio en Hermosillo el 24 de septiembre de 1913. La debilidad del zapatismo permitió que se tomara la ciudad de México, y fue éste triunfo, el que le trajo el reconocimiento oficial del gobierno estadounidense, en octubre de 1915.

El 14 de septiembre de 1916, Carranza anunció la necesidad de convocar a un congreso constituyente para reformar la Constitución de 1857. En dicha convocatoria, se estipuló que por cada 70 mil habitantes se nombraría un diputado, aproximadamente, pues algunos estados dominados por fuerzas villistas o zapatistas enviaron representaciones mínimas. Los requisitos de representación eran los mismos de la Constitución de 1857, sólo que se incluía, el no haber ayudado con las armas o desempeñando un empleo público con los gobiernos o facciones hostiles a la causa constitucionalista (excluyéndose así el ideal villista y zapatista). Dicho Congreso, fue una asamblea de políticos conformada principalmente por abogados, profesores, ingenieros y militares de clase media. Sólo la minoría tenía experiencia parlamentaria, pues ya antes habían pertenecido a una agrupación llamada "Bloque liberal renovador", que años atrás habían legitimado el régimen huertista perteneciendo a la XXVI Legislatura.

Cuando Carranza propuso su proyecto de Constitución, que, originalmente pretendió ser una reforma a la Constitución liberal de 1857, los diputados más progresistas repudiaron el texto, mientras que los del Bloque liberal renovador estuvieron de acuerdo con él. Para la mayoría parlamentaria, no expresaba los ideales por los que ellos (ni el pueblo) habían luchado: la visión carrancista era insuficiente en temas de suma importancia para los diputados revolucionarios, obreros, campesinos y militares que se habían solidarizado en cierta forma con villistas y zapatistas durante la Convención. Al conocer el proyecto carrancista sobre la libertad de trabajo, por una parte, y la propiedad territorial, por la otra, que había sido tomada de la de 1857, señalaron que las demandas obreras y campesinos no estaban siendo atendidas

A raíz de esto, exigieron al Primer Jefe, se respetaran e incorporaran las disposiciones que luego serían conocidas como derechos o garantías sociales. Los constituyentes ortodoxos, juristas y maestros en derecho, creían inadecuada la incorporación de los derechos de los trabajadores en la ley suprema porque contraviene la técnica constitucional. Consideraban inoportuno que ésta hablare de la duración de la jornada, salario mínimo y del trabajo de las mujeres, pues según ellos todo eso era legislación secundaria. Por su parte, a los legisladores provenientes de las luchas obreras y campesinas no les importo dicho argumento y estaban empeñados en ver sus demandas inscritas en la ley suprema.

Por ejemplo, con objeto de hacer efectiva la reforma agraria, la redacción original del artículo 27 sostiene la fracción de los latifundios, el desarrollo de la pequeña propiedad, la creación de nuevos centros de población agrícola con las tierras y aguas que les sean indispensables, el fomento de la agricultura y la prevención de la destrucción de la naturaleza. El ideal de propiedad escrito en el artículo 27 en sus inicios no se ajustaba completamente a los cánones de un capitalismo clásico ni a los del socialismo. Era, en sí, una mezcla de ambos pensamientos, uno más tenue que otro. Del capitalismo conservaba la propiedad privada, pero al limitarla a una extensión máxima rompía con el arquetipo liberal, que pugna por la no intromisión del Estado en las relaciones mercantiles entre los ciudadanos; del socialismo, coincidía en el impulso de la propiedad colectiva, tales como el ejido y demás propiedades en este sentido. Si bien, tanto zapatistas como villistas no podían formar parte del Congreso, con la constitución se manifiesta la enorme influencia ideológica luego de la Convención.

Independientemente el proyecto que había presentado Venustiano Carranza fue modificado sustancialmente, y no obstante no estaba de acuerdo con los cambios hechos a la misma, éste tuvo que adaptarse a ideales de sus antiguos enemigos irreconciliables (Francisco Villa y Emiliano Zapata) que habían influenciado inclusive a sus más cercanos allegados, promulgando la Constitución el 5 de febrero de 1917. Desde entonces, sería conocida como la Constitución de 1917, misma que introdujo algunos conceptos sociales muy avanzados para su época, como las relaciones obrero-patronales, que quedaron plasmadas en el artículo 123 y las reformas educativa y agraria que quedaron plasmadas en los artículos 3 y 27, respectivamente.

Presidencia

El 6 de febrero de 1917, convocó a elecciones para diputados y senadores a la XXVII Legislatura del Congreso de la Unión y para presidente de la República. Postulado por el Partido Liberal Constitucionalista, ganó las elecciones y el 1 de mayo de 1917 tomó posesión como presidente constitucional. Durante su gobierno Carranza se dio a la tarea de pacificar el país, reorganizar la administración y los poderes, y hacer valer la constitución que había sido promulgada.

Revolución de Agua Prieta

En 1920 buscó imponer como presidente de la República a un civil, el Ing. Ignacio Bonillas, pues ya para entonces era contrario a la ideología política mostrada por álvaro Obregón y se encontraba desilusionado por la actitud de Pablo González Garza. Dicha actitud, causó una revuelta encabezada por álvaro Obregón, quien desconoció a Bonillas y se sublevó en su contra al amparo del Plan de Agua Prieta y de Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta, por un lado, y González, por el otro.

Cuando ambos bandos obtuvieron el apoyo de la mayor parte del ejército, Carranza decidió trasladar la sede del gobierno nacional al puerto de Veracruz, donde ya había permanecido cuando la guerra con Villa, saliendo de la capital con todo su gabinete y sus familias, su mobiliario, pertrechos de guerra, y el tesoro de la nación, consistente en todas las monedas, billetes y barras de oro y plata que había en la tesorería.

El 15 de mayo de 1920 deja la estación de Aljibes, Puebla, internándose con muchos de sus seguidores además de los cadetes del Colegio Militar hacia la Sierra Norte del Estado de Puebla.

Murió asesinado en Tlaxcalantongo, Puebla, por las tropas del Gral. Rodolfo Herrero, en el curso de la rebelión obregonista, la madrugada del 21 de mayo de 1920 mientras dormía en un jacal. Al parecer quien dio el tiro de gracia al presidente Venustiano Carranza fue el Teniente Coronel Herminio Márquez, oriundo de Zacatlán; esto, como venganza por la muerte de sus hermanos, ocasionada indirectamente por el gobierno del presidente Carranza.

Museografía

Casa-Museo, Distrito Federal.

En la actualidad existen varios museos sobre el ex-presidente Venustiano Carranza:

Sitio donde vivió el ex-presidente de 1919 -1920 cuando huye seguido a la proclamación del Plan de Agua PrietaVer aquí.

  • el 25 dfe febrero en 1921Museo de la Revolución Venustiano Carranza en Veracruz, Veracruz.

Contiene objetos pertenecientes al varón de Cuatro Ciengas durante su estancia en Veracruz.

Sitio donde nació Venustiano Carranza.

Museo donde fue velado por 3 días y se realizó la autopsia al presidente Venustiano Carranza. Ver aquí


Predecesor:
Francisco S. Carvajal
Presidente de México
México

1917-1920
Sucesor:
Adolfo de la Huerta
Predecesor:
Amador Cárdenas
Gobernador de Coahuila
1911-1913
Sucesor:
Ignacio Alcocer

Referencias

  1. - a b c APSJ, Libro segundo de bautismos año de 1860, acta 11, foja 202
  2. - a b c Entre 1857 y 1864 el territorio de Coahuila estaba anexado al de Nuevo León por decreto del gobernador Santiago Vidaurri.
  3. - -PERIODO HISTóRICO 1910-1920-. UNAM. Consultado el 12 de Septiembre de 2010.

Bibliografía

  • NARANJO, Francisco (1935). Diccionario biográfico Revolucionario (Imprenta Editorial "Cosmos" edición). México. ISBN 968-805-293-0. 
  • GONZáLEZ DE LEóN, Sergio (2006). Jesús Carranza Neira, Padre de don Venustiano Carranza (Editorial del Valle del Cándamo edición). México. ISBN 968-7487-33-X.