Porfirio Díaz Porfirio Díaz (1830-1915)

Leonardo Márquez

Leonardo Márquez
Leonardo Marquez.jpg
General de División
Años de servicio 1830 - 1867
Apodo "El Tigre de Tacubaya"
Lealtad Ejército Mexicano, 1846 - 1867
Participó en

Guerra de Intervención Estadounidense:

Revolución de Ayutla:
Guerra de Reforma:

Segunda Intervención Francesa en México:


Nacimiento 8 de enero de 1820
Ciudad de México, Nueva España
Fallecimiento 5 de julio de 1913 (93 años)
La Habana, Cuba

General Leonardo Márquez Araujo (Ciudad de México, Nueva España; 8 de enero de 1820 - La Habana, Cuba; 5 de julio de 1913), fue un destacado militar mexicano. Sirvió en la guerra contra los Estados Unidos, la llamada Guerra de Intervención Estadounidense 1846-1848; fue un partidario prominente de Antonio López de Santa Anna en el movimiento revolucionario de 1849. Después de la caída de aquel presidente, Marquez apoyó la causa de Miguel Miramón y Félix María Zuloaga contra Benito Juárez. En 1862, se unió a la causa de los franceses, y ofreció sus servicios, ayudando de manera importante al establecimiento del poder de Maximiliano I de México.

Contenido

Infancia y estudios

Nació el 8 de enero de 1820 en la Ciudad de México, siendo hijo del Capitán Cayetano Márquez (oriundo de Querétaro) y de María de la Luz Araujo (oriunda de la Ciudad de México); ingresó al ejército el 15 de enero de 1830, a los diez años, sentando plaza de Cadete en la Compañía Presidial de Lampazos, Nuevo León (en la que su padre servía de Capitán).[1]

Intervencion Norteamericana

Luchando contra los norteamericanos durante la invasión de éstos, Márquez participó en varios combates, uno cerca de Aguanueva, en el que consiguió arrebatar al enemigo armas, monturas y caballos. También sirvió con distinción en la Batalla de la Angostura, peleando a bayoneta calada y capturando posiciones importantes (22-23 de febrero de 1847).

Guerra de Reforma

Durante la Guerra de Reforma, militó en las filas del ejército conservador; como premio por haber derrotado a los liberales en Tacubaya, fue ascendido a General de División el 11 de abril de 1859 por el presidente Miguel Miramón.

Fue un profesional de la guerra y con sangre fría mostró su indiferencia por la vida humana, recibiendo el sobrenombre de "El Tigre de Tacubaya" por las ejecuciones de prisioneros que perpetró en su victoria en esa población en 1859, aunque él alegara posteriormente que fueron hechas por orden de Miramón. Se le imputan también las muertes de don Melchor Ocampo y del general Leandro Valle. Venció e hizo ajusticiar al general liberal Santos Degollado en los llanos de Salazar, Estado de México, en 1861.

Otra versión indica que el apodo de El tigre de Tacubaya se lo ganó después de que, siguiendo órdenes del sacerdote Francisco Javier Miranda, masacró a sangre fría a un grupo de estudiantes de medicina que habían asistido y curado a varios heridos del bando liberal.

Así mismo se señala que las muertes de Santos Degollado y de Leandro Valle a manos de Márquez fueron producto de emboscadas y los generales liberales fueron acribillados por la espalda

Intervencion Francesa

Durante el Segundo Imperio, Maximiliano lo colocó a la cabeza del ejército imperial. En 1864, se le dio una misión extraordinaria en Constantinopla. Volvió en 1866 y un año más tarde, cuando los franceses se retiraron, comenzó junto con otros jefes imperialistas a organizar un ejército mexicano (aunque en sus filas estaba uno de los pocos contingentes extranjeros que se quedaron en México, por solidaridad con el emperador) para sostener al Imperio. En octubre de 1866, Maximiliano lo hizo comandante de división y en 1867, el emperador lo designó jefe del Estado Mayor, convirtiéndole en Lugarteniente del Imperio y en marzo del mismo año, le envió a la Ciudad de México con la caballería de Quiroga para levantar tropas para el auxilio de Querétaro, ciudad que se encontraba sitiada por el ejército republicano. Encontrando esto casi imposible, concibió el plan de establecer un gobierno independiente de México en los Estados del Sur, con Puebla como la capital, pero fue derrotado el 2 de abril de 1867 por las tropas del general Díaz antes de que pudiera alcanzar esa ciudad. Volvió entonces a México donde fue sitiado por el general Porfirio Díaz. La ciudad fue capturada el 21 de junio de 1867 y Márquez, después de permanecer oculto durante varios meses, tomó el camino de Veracruz disfrazado de arriero y luego se fugó a La Habana, Cuba. Fue expresamente excluido de la amnistía de 1870.

últimos años y muerte

En 1895, don Manuel Romero Rubio consiguió que el presidente Porfirio Díaz le concediera el indulto. Volvió a México y regresó a La Habana en 1901[2] en donde murió el 5 de julio de 1913, a la avanzada edad de 93 años.

Referencias

  1. - Díaz Reyes Retana, Fernando; "Vida militar y política del señor general de división don Leonardo Márquez Araujo", pp. 11, 12, 81.
  2. - Díaz Reyes Retana, Fernando; "Vida militar y política del señor general de división don Leonardo Márquez Araujo", p. 81.

Bibliografía


Predecesor:
José Quintanilla
Gobernador de Jalisco
1859
Sucesor:
Luis Tapia