Porfirio Díaz Porfirio Díaz (1830-1915)

Carlos Francisco de Croix

Carlos Francisco de Croix, marqués de Croix, Virey de la Nueva España.

El 23 de agosto de 1766 tomó posesión del virreinato de la Nueva España el marqués de Croix, flamenco natural de Lille. Gobernó hasta el 22 de septiembre de 1771.

Dos fueron los actos que marcaron su mando:

  1. La reorganización del ejército mediante la sistemática obtención y fabricación de artillería, armas portátiles y pertrechos de guerra, porque se temía una invasión de los ingleses por Veracruz.
  2. Obedenciendo las órdenes de Carlos III y de su ministro Universal, don Pedro Abarca de Bolea, conde de Aranda, el virrey de Croix expulsó de todos los reales dominios de la Nueva España a la orden de la Compañía de Jesús.

El extrañamiento de los jesuitas causó una verdadera crisis en la Nueva España, no sólo por la influencia moral de que gozaban, sino por el movimiento que produjo la medida en la propiedad raíz de la colonia. Asombrosa era la riqueza que la compañía había llegado a acumular en los dos siglos que llevaba establecida en la Nueva España, además de su labor en educación, evangelización del norte árido, investigación y producción humanística, y promoción de las artes, las ciencias y la agricultura. Hubo levantamientos armados en San Luis Potosí, Guanajuato y otros lugares contra la despótica medida, después de reprimir los cuales -a cargo del visitador José de Gálvez, con la final ejecución de casi un centenar de alzados y la pena de muchos azotes (que solían llevar a la muerte) sobre casi mil más-, el virrey de Croix publicó un famoso bando en que se leía "de una vez para lo venidero deben saber los súbditos del gran monarca que ocupa el trono de España que nacieron para callar y obedecer y no para discutir ni opinar en los altos asuntos de gobierno".


Predecesor:
Joaquín de Montserrat
Virrey de Nueva España
1760 - 1766
Sucesor:
Antonio María de Bucareli y Ursúa